Novedades

  • Yautepec

    26 Nov 2020 por

    Años antes, Lucio y su mujer (digámosle Aurora) deciden pasar unos días en un pueblo del estado de Morelos. Victoria, una amiga, les ha prestado una casa, es vieja, no creas que es la gran maravilla, no te vas a parar de pestañas al verla, las paredes son de adobe, ves, y hay que sacar agua del pozo pero creo que ya hay luz eléctrica y el pueblo, eso sí, es algo lindo, habías de ver los alrededores tú, hay un río precioso, te va a encantar.

    Suben en el auto, entusiasmados porque al fin podrán pasar unas vacaciones fuera del esperpento esmogangoso que se ha vuelto el Detrito Defecal.

  • El invernadero

    23 Nov 2020 por

    Y también fue triste, como tantas otras, la historia del invernadero. Los años inmediatos a tu muerte los dediqué en silencio a cuidar las plantas. No eran tus plantas, no eran mis plantas, eran unas plantas nuevas, casuales, de nadie. Unas de aromas, otras de colores, otras muy frágiles y otras de formas muy diversas que con el azar del tiempo fueron creciendo entre las tablas de madera del jardín.

  • Las luces no bajan la colina

    22 Nov 2020 por

    Yo sé que me esperas, que calentaste la cena tres veces y que no llego. Yo sé que no llego. Sé que caminas alrededor de la ventana atisbando las luces del carro bajando la colina. Sé que las luces no bajan la colina. Quizá bajen otras luces para que tu corazón se alivie con las promesas rodantes entre el plato reluciente de la mesa y el plato reluciente de la luna.

  • Dolor

    15 Nov 2020 por

    Me veo más joven que nunca, de verdad, mucho mejor incluso que a los veinte años, sin esos barros que tenía y los complejos. Y la timidez, la inexperiencia. Con este cuerpo y todo lo que sé, voy arrasando. Aunque me duela, no hay problema. Nunca lucí así, me siento orgullosa. Sí duele, claro que duele, pero trato de no pensar en el dolor, ¿para qué?

  • Angustia

    13 Nov 2020 por

    Esta noche no vengo a domeñar tu cuerpo,
    Oh bestia en la que medran los pecados de un pueblo,
    Ni a ahondar la tormenta en tu melena impura   
    Con el tedio incurable que prodigan mis besos.

  • Puede ser

    11 Nov 2020 por

    Puede ser que si vieras Hiroshima
    digo Hiroshima mon amour
    si vieras
    si sufrieras dos horas como un perro
    si vieras

  • Amor

    9 Nov 2020 por

    Amor
    desde la sombra
    desde el dolor
    amor
    te estoy llamando
    desde el pozo asfixiante del recuerdo
    sin nada que me sirva ni te espere.

  • Lo que queda

    7 Nov 2020 por

    Había encontrado el libro en la Cuesta de Moyano. Lo busqué para ti: Un vagabundo toca con sordina. Platiqué con el librero argentino y me ofreció un cigarro, que tomé, titubeando —qué cortés, el hombre; ante mi gusto evidente me dejó en diez euros el ejemplar de aquella preciosa edición (1941), de Josep Janés.

    Llevé conmigo el cigarro, la idea de fumarlo.

  • Estaciones

    5 Nov 2020 por

    ¿qué fue de la materia que fue vida ,
    en qué acabaron
    la sangre y su latido, el agua
    crispada del deseo?

  • El matadito

    3 Nov 2020 por

    Cinco de la tarde y nadie se acerca. Ni un abrazo en todo el pinche día. Regalos ya sería mucho pedir, es fin de quincena y están arrancados, pero al menos una felicitación, carajo, una mugrosa tarjeta del Sanborns. Total egresos mayo-diciembre, 361 mil pesos. Más intereses moratorios por cartera vencida, 394 mil 518. Coqueteando sin perder el decoro —apenas se permite un discreto balanceo de caderas—, Blanca Estela sortea los escritorios de Bautista y Cáceres. Qué buena está, pero no debería venir a trabajar con esa minifalda tan entallada. Nadie como ella para humanizar el ambiente de trabajo. Adoctrinada por los manuales de superación personal, cree que somos una gran familia y lleva un registro con las fechas de cumpleaños de todos los empleados, incluyendo al personal de limpieza. Por iniciativa propia organiza las colectas para comprar el pastel, lo adorna con el nombre del festejado y congrega a la gente de piso en piso para cantarle Las Mañanitas. No me puede fallar, soy su amigo y le caigo bien. Pero Blanca Estela pasa de largo sin voltear a hacia mi escritorio. Me decepcionas, chula ¿A poco no estoy en tu agenda?

  • Paréntesis musical 21 – mío, mío, mío. tuyo, tuyo, tuyo

    2 Nov 2020 por

    Nuestra nueva entrega de paréntesis musical recolecta cuarenta canciones en las que destaca la apropiación de una vida propia o ajena; de otra persona, pero no necesariamente ser correspondido; o de un sentimiento tan fuerte que todo y todos quedan excluidos. Suicidio en «Alfonsina y el mar», con Mercedes Sosa; asesinato en «Las persianas» de… Leer más

  • La durmiente

    1 Nov 2020 por

    Por: Edgar Allan Poe Era la medianoche, en junio, tibia, bruna.Yo estaba bajo un rayo de la mística luna,Que de su blanco disco como un encantamientoVertía sobre el valle un vapor soñoliento.Dormitaba en las tumbas el romero fragante,Y al lago se inclinaba el lirio agonizante,Y envueltas en la niebla en el ropaje acuoso,Las ruinas descansaban… Leer más

  • Herbert West: Reanimador / VI. LAS LEGIONES DE LA TUMBA

    31 Oct 2020 por

    “Cuando desapareció el doctor Herbert West, hace un año, la policía de Boston me sometió a un minucioso interrogatorio. Sospechaban que me callaba cosas, o algo peor; pero no podía decirles la verdad porque no me habrían creído. Sabían, efectivamente, que West estuvo complicado en actividades que iban más allá de la capacidad de crédito de los hombres ordinarios; pues sus espantosos experimentos sobre la reanimación de cadáveres fueron demasiado numerosas para mantener un perfecto secreto en torno a ellos; pero la escalofriante catástrofe final adquirió caracteres de demoníaca fantasía que me hacen dudar incluso de la realidad de lo que vi.”

  • Herbert West: Reanimador / V. EL HORROR DE LAS SOMBRAS

    30 Oct 2020 por

    Muchos hombres han contado cosas espantosas, no referidas en letra impresa, que sucedieron en los campos de batalla durante la Gran Guerra. Algunas de estas cosas me han hecho palidecer; otras, me han producido unas nauseas incontenibles, mientras que otras me han hecho temblar y volver la mirada hacia atrás en la oscuridad; sin embargo, creo que puedo relatar la peor de todas: el espantoso, antinatural e increíble horror de las sombras.

  • Herbert West: Reanimador / IV. EL GRITO DEL MUERTO

    29 Oct 2020 por

    El grito de un muerto fue lo que me hizo concebir aquel intenso horror hacia el doctor Herbert West, horror que enturbió los últimos años de nuestra vida en común. Es natural que una cosa como el grito de un muerto produzca horror, ya que, evidentemente, no se trata de un suceso agradable ni ordinario. Pero yo estaba acostumbrado a esta clase de experiencias; por tanto, lo que me afectó en esa ocasión fue cierta circunstancia especial. Quiero decir, que no fue el muerto lo que me asustó.

  • Herbert West: Reanimador /III. SEIS DISPAROS A LA LUZ DE LA LUNA

    28 Oct 2020 por

    No es común descargar los seis tiros de un revólver con toda precipitación, cuando sólo uno habría sido sin duda suficiente; pero hubo muchas cosas en la vida de Herbert West que no eran comunes. No es habitual, por ejemplo, que un médico recién salido de la universidad se vea obligado a ocultar los motivos que lo impulsan a elegir determinada casa y consulta; sin embargo, ese fue el caso de Herbert West. Cuando obtuvimos él y yo el título de la Facultad de Medicina de la Universidad Miskatonic, y tratamos de paliar nuestra penuria instalándonos como facultativos de medicina general, tuvimos mucho cuidado en ocultar que habíamos elegido nuestra casa por su aislamiento y su proximidad al cementerio.

  • Herbert West: Reanimador /II. EL DEMONIO DE LA PESTE

    27 Oct 2020 por

    “Jamás olvidaré aquel espantoso verano, hace dieciséis años, en que, como un demonio maligno proveniente desde las moradas de Eblis, se propagó el tifus solapadamente por toda Arkham. Muchos recuerdan ese año por dicho azote satánico, ya que un auténtico terror se cernió con membranosas alas sobre los ataúdes amontonados en el cementerio de la Iglesia de Cristo; sin embargo, hay un horror mayor aún que data de esa época: un horror que sólo yo conozco, ahora que Herbert West ya no está en este mundo.”

  • Herbert West: Reanimador /I. DE LA OSCURIDAD

    26 Oct 2020 por

    “De Herbert West, amigo mío durante el tiempo de la universidad y posteriormente, no puedo hablar sino con extremo terror. Terror que no se debe totalmente a la forma siniestra en que desapareció recientemente, sino que tuvo origen en la naturaleza entera del trabajo de su vida, y adquirió gravedad por primera vez hará más de diecisiete años, cuando estábamos en tercer año de nuestra carrera, en la Facultad de Medicina de la Universidad Miskatonic de Arkham. Mientras estuvo conmigo, lo prodigioso y diabólico de sus experimentos me tuvieron completamente fascinado, y fui su más íntimo compañero. Ahora que ha desaparecido y se ha roto el hechizo, mi miedo es aún mayor. Los recuerdos y las posibilidades son siempre más terribles que la realidad.”

    Damos inicio a nuestro segundo especial de octubre, ahora con una de las más famosas historias perturbadoras de H. P. Lovecraft. Serán publicados a lo largo de esta semana los seis capítulos o, como algunos catalogan, los seis relatos que forman el entero de las aventuras, o debemos decir, monstruosidades hechas por Herbert West.

Ver todas las entradas

Sigue nuestras publicaciones

Recibe notificaciones de contenido nuevo directo a tu correo: